#fortalezas, dos clásicos a Otero Pedrayo (I)

Despois dos Cilenos vén o convento Brácaro cos Helenos, Grovios, e a #fortaleza [castellum] Tyde, todos descentes dos gregos. O río Miño con desembocadura de 4000 pasos de ancho, e os Lemos, Seurbos eAugusta, cidade dos Brácaros, e por riba deles, está Gallaecia.Plinio (23-79 d.C)

Tomamos este fragmento do Tui antigo: unha aproximación histórica-arqueolóxica (Toxosoutos, 2007) da historiadora tudense Silvia González Soutelo, unha das escasas obras dedicadas ao estudo da historia da cidade de Tui como única protagonista. En diálogo, viaxamos con Ramón Otero Pedrayo e a súa Guía de Galicia, recreándonos na súa visión e descripción. Queremos descubrir con vós o estudo, visión e inspiración da catedral de Tui (e a contorna miñota) como #fortaleza ao longo dos séculos!

El Valle de Oro se llama al Miño desde Túy, por su feracidad; las dos ciudades, a un tiempo hermanas y rivales, Túy y Valenza [do Miño], se ven desde el tren, agrupadas cada una en su colina. […] El paisaje tiene tonalidades suaves, dulces, azuladas, que hacen presentir las rías bajas. La vieja Túy ofrece gran interés por la belleza de su campiña, la historia del país y de la ciudad, de las más variadas y sugestivas de Galicia, y el interés artístico de su catedral [...]

La catedral. La obra actual, comenzada por el obispo Alfonso II (1120), fué consagrada por don Esteban Egrea en 1232. Por su masa compacta y sus muros almenados da la impresión de una #fortaleza; las construcciones inmediatas no permiten una visión de conjunto. La puerta principal, ojival, del último período por la construcción aunque no por la inspiración, es, en su escuela, la más hermosa de Galicia […] El claustro es ojival, pero lleno del espíritu y la técnica decorativa del románico en los capiteles.

Ramón Otero Pedrayo. Guía de Galicia. Espasa-Calpe Madrid, 1926


This entry was posted on lunes, 18 de julio de 2016. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Responses are currently closed.